Es muy común que las personas se confundan debido a que cada vez existe una variedad más amplia de productos con nombres similares derivados del cáñamo y de la cannabis sativa, este es el caso del aceite de cáñamo y el aceite de CBD, ambos excelentes productos que atienden necesidades diferentes, para que el consumidor escoja el que más se adapte a su gusto y el resultado que espera obtener.

El aceite de cáñamo proviene de las semillas de planta de cáñamo, por lo cual también es conocido como aceite de semillas de cáñamo, el cual no genera efectos psicoactivos a sus consumidores. Este aceite es legal en la mayoría de países y se puede adquirir en tiendas o en páginas web.

Este aceite es muy reconocido a nivel mundial gracias a sus múltiples usos, por ejemplo es utilizado en la cocina, ya que es rico en proteínas, vitamina E, Omega 6 y Omega 3, además contiene bajos niveles de CBD. Muchas personas lo añaden a los alimentos debido a que contiene todos los aminoácidos y ácidos grasos esenciales para el cuerpo humano y cuenta con muy poco nivel de ácidos grasos saturados.

Así mismo se puede utilizar como hidratante después de una ducha, se pueden crear lociones, jabones, algunas comidas, sirve para la fabricación de pinturas e incluso para crear diferentes tipos de plástico.

En cuanto al aceite de CBD, este se obtiene de las flores del cannabis o del cáñamo que cuentan con un alto contenido de cannabidiol. A pesar de no generar efectos psicoactivos, el desconocimiento ha hecho que el CBD sea prohibido o se regule en gran medida su venta, sin embargo, gracias a la gran cantidad de estudios que prueban su efectividad para fines medicinales, cada vez es más aceptado y más comercializado a nivel mundial.

Entre sus propiedades terapéuticas podemos encontrar que sirve para tratar dolores, ansiedad, depresión, inflamaciones, crisis epilépticas, enfermedades cutáneas e incluso para minimizar los efectos secundarios de la quimioterapia en pacientes con cáncer. Este producto suele ser costoso debido al arduo proceso de cultivo y producción, para obtener unos mililitros es necesaria una gran cantidad de flores.

Además el aceite de CBD es un producto 100% natural que no contiene sustancias químicas sintéticas, en su presentación con gotero hace mucho más sencilla la tarea de administrarlo, se puede aplicar directamente bajo la lengua o en los alimentos.